Foto de pixabay.com
Foto de pixabay.com

Durante mi adolescencia sufrí de acné terriblemente. Mi cara se perdía entre tantos granos que me salían. Me sentía incómoda al verme al espejo y la sensación de piel grasosa era tan desagradable que hasta sentía asco por mi propia piel.

Soñaba con tener una piel suave, matificada, sin acné, sin rojeces, sin nada de grasa.

Para lograr mi meta me enfocaba en usar cremas, astringentes y todos aquellos productos comerciales de marcas reconocidas que me ofrecían tener el cutis espectacular. Al no lograr mi cometido, me entristecía, me deprimía.

No entendía por qué si me lavaba la cara dos veces al día como recomiendan, una por la mañana y otra por la noche; me exfoliaba la piel una vez por semana para eliminar las células muertas y combatir el sebo; me hacía mascarillas con productos naturales un par de veces a la semana e incluso evitaba en la medida de lo posible tocar las molestas espinillas que me salían mi piel no mejoraba.

En el colegio se burlaban de mí, me rechazaban y casi no tenía amigos por estar repleta de acné. Esta situación me deprimía, por sentirme así me aislaba y casi no salía de casa, creo que mi actitud negativa ante la situación contribuía a que mi piel no mejorara, incluso en algunas ocasiones empeoraba.

acné

Esa situación me acompañó hasta los 20 años de edad. Logré superarla porque un buen día navegando por internet mientras hacía una tarea para la universidad descubrí “Milagro para el acné

Con “Milagro para el acné”  descubrí que el acné es normal, que no es natural ni mucho menos genético, resulta que ese sufrimiento es la forma en la que el cuerpo se expresa y nos dice que en alguna cosa hemos fallado.

Incluso logré entender por qué no es recomendable lavarse la piel con tanta frecuencia, como dije anteriormente, yo me lavaba la cara dos veces al día y esto más que favorecerme me perjudicaba, ya que mi piel se secaba y creaba una capa de piel muerta lo cual empeoraba mi problema en el cutis.

Al obtener “Milagro para el acné”  pude combatir esos molestos granos e imperfecciones en mi piel de forma natural y definitiva, siguiendo los consejos que Lucas Serrano creador del método milagroso descubrió después de muchos años de investigación.

Esta solución milagrosa ha contribuido con una notable mejora en mi piel, me ha hecho sentir mucho más bonita y segura de mí misma, también ha potenciado mi atractivo de una forma sorprendente.

Actualmente, en la universidad puedo decir que me siento feliz y que me encuentro viviendo la mejor etapa de mi vida gracias a “Milagro para el acné”  tengo amigos, las personas me toman en cuenta y recibo halagos en vez de ofensas.

Si quieres saber mas sobre Milagro para el acné haz click aquí 

Dejar respuesta