piggy-bank-968302_1920
pixabay.com

Para muchas personas, ahorrar es simplemente una utopía, pues cada vez que se lo proponen surge algún imprevisto que les impide guardar una parte de sus ingresos. Sin embargo, no tienes por qué destinar una cantidad muy alta, ni tener ingresos muy sustanciosos, solo hacerte el hábito de ahorrar, no importa cuánto. Si no has escuchado el reto de los 10 pesos, pues aquí te lo traemos para que sigas estas recomendaciones que podrán ser de gran utilidad en tus finanzas.

Ten en cuenta, en primer lugar, que esto implica un cambio en nuestra manera de manejar el dinero. A veces implementamos métodos que más que representarnos un alivio, nos hacen mucho daño, ya que a fin de mes, andamos mortificados estirando lo que ganamos. Por lo tanto, lo que hagamos para ahorrar no debe significar un sacrificio imposible de realizar, porque a la larga no cumpliremos con la meta que nos hemos propuesto.

Tienes que saber, además, que cuando hacemos cambios en nuestra vida, estos no deben ser muy drásticos, pues entonces no seremos capaces de fomentar el hábito. Ir poco a poco es más recomendable y mucho más significativo. Así, nuestro cerebro podrá captar el mensaje que le estamos enviando con mayor claridad. Ser constante en lo poco nos permitirá hacerlo en las decisiones más grandes.

dinero_banner

Tomando en cuenta estos aspectos, quisiera explicarte el reto de los 10 pesos. Y cuando nos referimos a pesos, puede ser igualmente dólares o la moneda que se maneje en tu país. Lo que queremos es que entiendas el término ahorrar. Comenzar desde cantidades pequeñas que no desajuste tu presupuesto de una manera significativa hará que te conviertas, poco a poco, en una persona consciente de sus ingresos.

Toma, entonces, una botella de 2 litros y lávala bien. Hazle una ranura de manera que puedas introducir solo monedas de 10 pesos (ya sabes que es solo una referencia). Seguidamente, ponle un nombre a tu botella, el que se te ocurra, la idea es personalizarla. A partir de este momento, cada moneda de 10 pesos que caiga en tus manos deposítala en ella.

No las uses para ninguna otra cosa, si necesitas cambio, utiliza las de baja denominación. El reto consiste en llenarla lo más pronto posible y no abrirla hasta que no le quepa una moneda más. Evita usar tapas que sean fáciles de abrir porque es muy probable que no resistas la tentación de hacerlo cuando tengas la necesidad. Al pasar un tiempo te darás cuenta que ya no extrañas las monedas de 10.

Finalmente, al cabo de un año, por ejemplo, te darás cuenta que lograste una buena cantidad sin mucho esfuerzo. Además, ya habrás adquirido la costumbre de ahorrar.

Fuente: Blogylana

Dejar respuesta